No hay nada más relajante que una pecera

A la hora de la meditación o del descanso que reduce las pulsaciones, observar la silenciosa actividad de una pecera te duerme o te transporta.

– Goldfish cola de velo –

Cómo hacer una pecera en 4 pasos:

Paso 1: Elegir la pecera y el lugar
Paso 2: Instalar el filtro
Paso 3: Echar agua
Paso 4: Incorporar los peces

      ¿Pensaste que tener una pecera con maravillosos seres bailando para vos es una envidiable manera de “meter” a la más profunda Naturaleza en el interior de tu hogar?
     Hacerse de una pecera no es para nada engorroso. Y cuando empieces a disfrutar de sus habitantes, vas a coincidir conmigo en que puede que no haya nada comparable. En la actualidad, los aparatos y accesorios disponibles para la decoración de tu pecera es tan diversa y creativa, que hay muchos usuarios que se atreven a comparar el show de los peces entre la aparatología moderna, con una película de acción.
       ¿Vos decís que soy un fanático?

 “Hacerse de una pecera no es para nada engorroso.”

Elegí la pecera 

      ¿Cuántos peces querrás tener? ¿Y qué clases de peces? Abrimos esta sección del blog hablando en principio de agua dulce. Más adelante vamos a ir viendo las alternativas.
     El recipiente que elijas albergará la cantidad y el tipo de peces. Si llegás al límite (pensaste tener seis peces y tenés seis), sobrepasarlo a veces es un problema. Analicemos esto.
     La ecuación es fácil. Supongamos que elegiste un pez que mide 5 centímetros de largo. Ese pez vive bien en 8 litros de agua. Podés establecer como medida segura a la fórmula anterior: por cada 5 centímetros de pez, 8 litros de agua. ¿Vamos bien?
     Si respetás esas medidas le extendés la vida al animal, además de evitar olores desagradables y suciedad en el agua. Pero, no creo que te conforme tener una pecera con cero aditamento. Me imagino que cuando visites el acuario, te vas a querer llevar todo lo que veas y eso significa ocupar espacio.

“Supongamos que elegiste un pez que mide 5 centímetros de largo. Ese pez vive bien en 8 litros de agua.” 

      Vas a tener un filtro, me imagino. Tal vez tengas alguna decoración, alguna planta; la grava del piso. Entonces la fórmula cambia. Se requerirá un 50% más. O sea que por cada 5 centímetros de pez, vas a necesitar un 50% más de agua. A ese pececito le tendrás que echar 12 litros de agua.

– Imaginate algo así –

      Cuanto más grande sea el pez, más desechos del mismo vas a observar flotando o a media agua o hasta en el fondo y te das cuenta porque va cambiando el color de la grava. Así que seguí calculando la cantidad de agua necesaria, que te va a dar finalmente, el tamaño de la pecera.
     Siempre, el acuarista te va a asesorar correctamente porque desea que regreses. Así que lo que te diga estará bien. Hacele caso.
     Si te vas a iniciar en el acuarismo, te conviene comprar siempre tamaños estándares. A medida que vayas ingresando en este fascinante mundo, te vas a ir dando cuenta de tus habilidades y apostarás a elecciones de mayor riesgo. Por eso te recomiendo que a la hora de elegir tu primer pecera, que nunca se pase de los 200 litros.
      Podés decirme que te parece excesivamente grande. Recordá que una pecera de 60 centímetros de ancho, por 60 centímetros de largo por 60 centímetros de profundidad, demanda 216 litros de agua. Si hacés llegar el agua hasta 5 centímetros por debajo del borde, hablamos de 198 litros. Y un 60 por 60 no es tan grande; lo podés tener casi en cualquier parte de tu casa.

“Me imagino que cuando visites el acuario, te vas a querer llevar todo lo que veas y eso significa ocupar espacio.”

      Si decidiste tener nada más que peces Beta (son mis favoritos), para tener uno alcanza con una pecera de 40 litros. Es lo que se llama una “pecera de escritorio”. Personalmente, me satisface mucho. Aunque claro, debo decirte, que resulta más difícil en una pecera pequeña, mantener la buena calidad del agua.