Una higuera en maceta ¿te parece?

Imagináte comerte un higo fresco al lado de la maceta. Un placer inigualable entre muchos.

– Ensalada con higos –

      La higuera no produce fruta inmediatamente. Algunos viveros te la venderán con fruta, pero suele ser excepcionalmente. A partir de su concepción, pasan algunos años hasta que puedas disfrutar del gratificante sabor de un higo maduro.
       Hoy encaro el tema de conservarla en maceta, porque no faltó, hace unos días, alguien que me desafiara a pensar qué planta nunca podría ser cultivada en maceta y él mismo eligió la higuera. Él pensaba que por el tamaño que adquiere, es imposible. Sin embargo no lo es. En realidad (no me pondré a investigarlo ahora), no creo equivocarme si afirmo que cualquier planta puede cultivarse en una maceta. Si no, no existirían los bonsáis.

“En realidad (no me pondré a investigarlo ahora), no creo equivocarme si afirmo que cualquier planta puede cultivarse en una maceta.”

      Una higuera fructifica a partir del séptimo año, más o menos. Te explico mejor: a los 4 años vas a ver higos colgando de las ramas. La mejor producción, hablando en cantidad y tamaño, sucede en el año 7. Y te agrego algo: el mejor sabor es el del año 7; yo lo comprobé. No es que se cae esa virtud a partir de ahí, sino que mejora. Me he tenido que auto soportar cada atracón…
       La higuera pierde la hoja a partir del otoño; soporta heladas serias y rebrota hidalga a partir de la primavera. Digamos que la higuera clasifica en dos grupos: las higueras comunes y las bíferas. Se le dice bíferas a las que fructifican dos veces por año.

      Las comunes sólo producen una cosecha a finales del verano o comienzos del otoño. Las bíferas tienen dos cosechas: la primera es a finales de la primavera o principio del verano y la segunda cosecha en la misma época que las higueras comunes. Los higos de la primera cosecha reciben el nombre de brevas y son más grandes que los de la segunda cosecha. Las brevas se forman sobre la madera vieja del año anterior y los higos sobre las ramas nuevas de la temporada.
       Cuando vas a comprar, el vivero te vende una higuera que te va a fructificar; no tenés que preocuparte por nada, higos vas a comer. Por lo general, el Vivero con Atención al Público no sabe qué variedad te está vendiendo, porque el productor no le informa. Y ha sucedido en ocasiones, que el productor tampoco sabe qué variedad produce: simplemente, como le está dando resultado satisfactorio y los compradores se muestran satisfechos, no identifica la variedad y sigue produciendo sin que le importe demasiado el nombre de lo que cultiva.

“La higuera pierde la hoja a partir del otoño; soporta heladas serias y rebrota hidalga a partir de la primavera.”

      Sin embargo, te paso algunas de las variedades detectadas para que sepas cuáles te pueden tocar cuando decidas comprar una:

  • San Antonio:  Es bífera; buena producción de brevas. sus frutos son de calidad.
  • Cuello de Dama Negro:
    Bífera; producción escasa de brevas pero muy alta de higos. Su fruta es apta para desecarla.
  • Colar Elche:
    Buenas brevas, grandes, negras.
  • Banane:
    Buena producción de brevas e higos. Frutos, grandes, jugosos y de gran calidad.
  • Brown Turkey:
    Bífera; sus frutos son de piel roja y carne púrpura. Muy dulces y jugosos.
  • Blanca Bétera:
    Higos color blanco; buen tamaño y muy apropiados para el secado.

      Obtener una higuera con absoluta seguridad es comprando la planta en un vivero.
    Si querés obtenerla desde un principio para experimentar, es haciéndola por acodo o por esqueje. En próximas notas, te voy a explicar cómo.
     Las principales plagas que atacan a la especie, suelen ser los ácaros y la mosca blanca. No necesitan mucha fertilización. Si la vas a cultivar en maceta y decidiste comprarla en un vivero, tratá de conseguir una planta pequeña. 
       Debés calcular que en el vivero productor, la planta lleva dos años de vida. Dentro de dos años más, la pasás a una maceta de 90 centímetros de diámetro y la podrás conservar ahí muchos años más.
        Debés renovar el sustrato al comienzo de cada primavera y recortar su copa.