¿Es o no es un plantín?

Varias cuestiones intervienen en un vivero dar la denominación de plantín.

En el vivero le llamamos arbitrariamente plantín a la planta que su usa en canteros para lucirla floreciendo. Las épocas del año son las que la afectan, precisamente, en su floración. De ese modo, hay plantines que florecen en otoño, primavera, verano e invierno. Ese nombre arbitrario que le ponemos, abarca también a las violetas de los alpes, por ejemplo, que podríamos convenir que se pasan de plantín, porque son a la vista, plantas.

Y a muchas más que ya hemos nombrado, como el alquequenje y otras. Te habrás dado cuenta cuando vas al vivero y comprás 50 pensamientos y 4 violetas. Interviene la cuestión económica y otra cuestión que tiene que ver con el extremismo jardinero (expresión que acabo de inventar) porque es normal para la mayoría de los consumidores, que en el jardín tengamos canteros rebosantes de pensamientos y algunas violetas.

Estos plantines tienen un desarrollo normal y sin inconvenientes porque se plantan en los momentos adecuados. Aparece la estación y aparecen los plantines que evolucionan en esa estación. No hay mucho margen para el error; el momento comercial te guía. No suele haber excedentes en los viveros. Cuando se termina la primavera, ya no quedan violetas de los alpes. Y si quedaran te das cuenta por el estado triste que le advertirás, que están terminando con su ciclo. Quince días antes ya ingresan los reemplazos de la temporada siguiente, entonces, obviamente, no te equivocarás.

Desde luego, cuando ingresa la primavera y a lo mejor llevamos la influencia en los genes, se nos da por plantar. Afortunadamente, la oferta aumenta en ese momento, tanto en cantidad como en variedad.

Aún así, el mosaico de variedades disponibles para otoño e invierno, es muy amplio. Además de las especies que venimos mencionando, hay muchas otras que florecen bien en esta época, como la poinsetia, anémonas, prímulas. No olvidar que en interior, florecen muchas bulbosas que normalmente florecen en la época templado-cálida, como tulipanes, narcisos y jacintos.

Entonces podemos convenir que el otoño-invierno son excelentes estaciones para tener un jardín atiborrado de colores. Hoy se pueden adquirir diferentes variedades de plantas que se desarrollan con normalidad con las bajas temperaturas:

Crisantemo
Se presenta en colores variados, como el blanco, amarillo, fucsia, borravino y gamas de rosa. Florece durante el otoño-invierno, y si podás la planta después de su floración se obtiene una segunda floración en primavera. Se la puede plantar en el jardín o en maceta (te pedirá compost de buena calidad). Requiere mucho sol y si la tutorás, soporta fuertes vientos.

Azalea  

La menciono aquí, pero aclaro (y lo saben), que no es un plantín. Pronto saldrá nuestro libro de azaleas que podrás adquirir e informarte copiosamente sobre este bello arbusto. La azalea es una planta que siempre está en los viveros. Y por lo general las verás florecida. Otoño-invierno es una fecha muy oportuna para aprovechar su plantación y por eso la menciono.

Presenta colores dentro de los rosados y los blancos. Tiene dos floraciones anuales, y es ideal para preservar en maceta. Prefiere los suelos ácidos, como turba o pinocha. Requiere riego moderado en invierno y abundante en verano.

Presenta coloración blanca, roja o tonos rosados. Te recuerdo lo que dije al principio de la nota: no lo trato como plantín, pero la violeta está en ese sector para que no se disperse y comprendas que la podés llevar y tratarla como si fuera un plantín para canteros. Es muy indicado para las bajas temperaturas, por lo que conviene regarlo con agua helada y colocarlo al sol. También ayuda colocar hielo sobre la tierra. Es muy adecuada para ventanas, balcones y jardines.

Violeta de los Alpes, o Cyclamen

Voy a dirigirte al balcón, para quienes cuentan con esa alternativa.

Siendo que te pueden surgir dudas para las jardineras en el invierno, no te tiene que amilanar el mantenimiento de las plantas de exterior. A continuación observemos qué plantas serían las más adecuadas.

Las plantas con flores de la temporada de invierno son las siguientes entre otras (no voy a mencionarte las de la nota pasada). Desde luego que optarás por las plantas que florezcan en esta época y aguanten el frío, las heladas, el viento y la lluvia. Lo mejor de todo, es que estas variedades suelen ser muy floridas.

El Alhelí (Cheiranthus spp):

Muy rústico y duro también, muy indicado para balcones. Claro, también para jardines.

Las variedades más comerciales vienen con flores sencillas y muy olorosas. Los nuevos híbridos de doble flor son más difíciles de cultivar, pero vale la pena el esfuerzo.

Margarita de los prados (Bellis perennis):

Esta planta es anual. Muy atractiva por sus numerosas flores en tonos blancos, rosas y rojos. Se la puede mezclar con otras plantas para aportar a la composición diversidad y colorido. Requiere bastante humedad.

No olvidar que a final del verano y principios de otoño, hay que poner a punto las plantas del balcón. Las flores que prosperaron en verano ya se habrán caído y cabe reponerlas por las de invierno.

ASTER

Estas herbáceas perennes son fantásticas. Flores lilas, rosadas, blancas. Es muy parecida a la margarita. Quedan muy bien en borduras combinadas con las inflorescencias espigadas del Polygonum.

Miden desde 40cm hasta más de un metro de altura y se plantan con una separación de 30 centímetros entre sí. Necesitan crecer al sol. Toleran hasta 5º bajo cero. Si la vas a plantar en el suelo, éste debe ser esponjoso y fértil. Le va muy bien el humus de lombriz.

Cuidado, porque también existen Aster que florece en primavera; así que estos son menos resistentes al frio.

 Cuando elijas las plantas de otoño para el balcón procurá poner alguna colgante para cortar el crecimiento vertical. Las hiedras, los geranios, los lotus, son las más apropiadas. Las de las jardineras son los cyclamenes (la Violeta de los Alpes) y podés recurrir a los mini, que aparecieron hace poco y se impusieron avasallantes.

Lógicamente, si la jardinera es lo suficientemente grande, otras opciones son las prímulas, los crisantemos, los San Vicente y las combinaciones.

De esta manera, los contrastes de colores serán muy llamativos. Te recuerdo que el crisantemo no dura toda la temporada de otoño invierno.

Flores para tener colorido el jardín en Otoño e Invierno (1ra. entrega)

Es en invierno cuando el jardín se quita la ropa en líneas generales. Por eso las flores adquieren un valor especial. Mirá bien tu jardín y diagramá correctamente, elegí con cuidado y distribuí con ojo crítico y tendrás un invierno en el jardín en el que manifestará vida y color que compensará severamente la desnudez propia de la época.