No hay forma de reemplazar una herramienta de mano.

Por mucho que busques, la mano, la nuestra, simple y siempre con nosotros, por mucho que hagas, nunca será tan útil como una buena herramienta.

– Tijera de mano –

      Las tareas de jardinería para la casa tienen un código no escrito que responden a la herramienta adecuada. No todas nos servirán de la misma manera; su elección nunca nos lleva mucho tiempo y acaban siendo cómplices de una labor que nos satisface plenamente.

       Tenemos que convenir que nunca las máquinas podrán reemplazar a estas pequeñas ayudantes. Cuando tenés que eliminar malas hierbas, hojas sueltas, no siempre una máquina resuelve el problema. Las herramientas de mano, sí.
       La tecnología está haciendo aportes invaluables. Hoy se utiliza sin parar el diseño ergonómico que tiene la particularidad de venir ya adaptado la forma de tu mano con el mango de agarre. Eso facilita el uso e impide el acalambramiento que le provocaba a mi papá, por ejemplo, cuando emprendía los trabajos propios del jardín o la huerta.

“Tenemos que convenir que nunca las máquinas podrán reemplazar a estas pequeñas ayudantes.” 

      Por más que no quieras, en el jardín siempre hay algo que hacer. Bendita sea la necesidad, entonces, porque se ha simplificado y mucho, cualquier quehacer que emprendas transformando lo que durante muchos años implicaba una tarea tediosa, en una obligación que enaltece tu espiritualidad.
       Mejor que vos mismo no sabe nadie mejor, qué herramientas tenés que usar. El tamaño siempre será el preciso con muy pocas probabilidades de no acertar. Ya sabés: si tu jardín o un sector de tu jardín está compuesto de plantas en macetas, es nada probable que requieras de una máquina de cortar césped. En cambio un tridente para la remoción de superficies agrietadas o un trasplantador, sea más factible de tener.

– Guante de trabajo –

      Los mejores consejos surgen por el lado del material. Por lo general, hay que elegir herramientas difíciles de oxidar como el aluminio o el acero inoxidable, porque es bastante común que uno se olvide las herramientas en el suelo y quedan camufladas con las hojas de las plantas.
       Los mangos también son importantes a la hora de evaluar la mejor herramienta, porque el plástico se resquebraja con cierta facilidad y hasta la unión entre el mango y el eje goza de muy poca sustentabilidad y se rompen casi sin palanquear.
       Si prestás la debida atención, aunque no lo dice ningún catálogo ni el packaging del producto, muchas herramientas de mano fueron fabricadas pensando en la mano de la mujer. Esta mano no tiene la misma fuerza del hombre ni la herramienta pesa lo mismo. Por el momento, hasta que algún fabricante se de cuenta, es la misma mujer la que tiene que sopesar el utensilio en cuestión y decidir por la más cómoda.

“ …muchas herramientas de mano fueron fabricadas pensando en la mano de la mujer.”

      Hay muchos implementos para jardín que configuran el tablero básico para tener de todo sin que haga falta nada. Entonces, los guantes, el rociador, las palitas de mano, la tijera, son elementos indispensables que vas a necesitar siempre.
       En el caso de los guantes te recomiendo disponer siempre de un par de repuesto porque se rompen sin que lo esperes. El enganche con espinas o si trabajás con tierra, el guante no resiste todo lo que esperás. Siempre es bueno contar con un par de inmediato para continuar la tarea.
       El rociador no sólo te servirá para humedecer las hojas de cualquier planta, sino para fumigar las plantas enfermas.