Un plan para tener la mejor luz.

Los materiales que hay hoy, te permitirán diseñar tu patio o tu jardín para convertirlos en un sitio agradable y nocturno para visitar junto a tus amigos.

– Un patio comercial trasladable –

      ¿Sabés las cosas que tengo para contarte de este rubro? Mejor no te lo digo. Prendete y andá leyendo a medida que se van sumando las notas al blog.
       Para ordenar el caos, comencemos por algo. Distingo tres escalones hacia la iluminación eficaz de cualquier sitio al aire libre. En futuras entregas iremos ampliando y, por supuesto, me encantaría ver que nuestros seguidores nos vayan mostrando sus evoluciones en el tema. Cuando llegue el momento, abriremos esa puerta para que pasen.
       Volviendo a los tres escalones (seguro que hay más, pero por algo hay que empezar), yo los pondría de éste modo, apelando a mi experiencia y a las kilómetricas audiciones de consejos en las que me tocó participar y ahora te transmito. Las voy a titular para tu comodidad:

Cómo iluminar el jardín de noche
       Mirá tu jardín en el día. ¿Descubriste cuál podría ser el rincón que merece estar iluminado de noche? Si te preocupaste por tener un jardín “visitable”, seguro tenés un sitio selecto de árboles o arbustos o flores o estatuas o esculturas que merecen destacarse durante la noche. Especialmente esas noches de verano que la puerta de salida del hogar parece abrirse sola invitándote a caminar por encima del césped recién cortado mientras observás la Vía Láctea.
       El jardín adquiere nueva vida cuando apuntás con la luz clave a estos sectores. Te imaginarás la variedad de artículos que hay, para versatilizar las diferentes formas de iluminar estos sectores, que parecen ventanas que se abren para el regocijo del ojo. Algo que todos los que formamos La Página del Vivero, vamos a promocionar mucho.

“Distingo tres escalones hacia la iluminación eficaz de cualquier sitio al aire libre.”

      Si lograste un jardín adecuado (sólo adecuado, por ahora), no te pierdas la posibilidad de iluminarlo porque la noche, para convertirla en atractiva, hay que discontinuarle su sucesión de sombras.
       La iluminación correcta (te vas a dar cuenta), está lograda cuando el árbol que querés, el conjunto, los elementos, están realzados y te hallás en el medio de una nueva dimensión visual. ¿Se entiende? Durante la noche iluminada adquirirás la potencialidad de tu jardín y lo más importante, el extraordinario carácter que le diste.
       Te vas a encontrar con, por ejemplo, estacas de luz que iluminan desde abajo. Cabezales ajustables con flexibilidad que te permiten dirigir el haz y crear un efecto. Hay luces que destacarán al agua si compusiste una alberca o un elemento decorativo que añadiste.
       La iluminación realza el conjunto o la individualidad si ese fuera el caso, con lo que registrarás nuevos puntos focales que acreditan una perspectiva nueva de tu jardín por la noche.
       El truco está en atraer la atención hacia los puntos que quieras destacar, sin que se vea la fuente de luz. Es el efecto lumínico el preponderante. Por eso no es importante elegir la lámpara más bella, porque es menester que no se vea, precisamente.

“Mirá tu jardín en el día. ¿Descubriste cuál podría ser el rincón que merece estar iluminado de noche?”

Cómo iluminar el patio
       Aunque lo hayas construido con otra idea, siempre el patio es extensión de tu casa. Sin ser una habitación, es la “habitación” que sigue hacia el aire libre. Lo disfrutás durante el día; ¿cómo no lo vas a disfrutar durante la noche?

– Variedad de lámparas –

      Mi paisajista hace referencia a una tendencia que busca imponer a la que llama “patio boutique”. Que hable él de eso. Lo que te digo es que cualquier patio se puede transformar en un patio boutique y, a veces, se logra con una iluminación adecuada. Te lo digo yo que hablé largo rato con él.
       El patio tiene que ser un ambiente acogedor. Te tiene que dar ganas de estar en el patio. Desde luego que estas ganas surgen solas en el verano, pero el deseo debe aparecer también en el invierno. Seguí leyéndome y sabrás más sobre esto.
       Todo patio tiene que ser una habitación adicional. La iluminación adecuada contribuirá eficientemente a transformarlo en una prolongación de la sala de estar de tal manera que te permita disfrutarlo tanto de día como de noche para cualquier actividad que desees realizar. 
       Para ir acercándose a lo que se pretende, comenzá por ubicar lámparas desde arriba. Esencial para obtener luz “a giorno”, porque la necesitarás en ocasiones. Si tenés un patio cubierto, fijáte la variedad de plafones de techo que hay. No sabrás con cuál quedarte.
       Antes de decidirte, asesoráte bien: podés usar apliques con sensores de movimiento, muy útiles cuando salís al exterior y se desprende el haz de luz sin intervención humana, contribuyendo eficazmente a la seguridad.
       Si vas a decidir que tu patio es el lugar en que recibirás las visitas, elegí la iluminación correcta para pasarla bien con tus invitados. Una lámpara colgante encima de la mesa central del patio o sostenida por un pie, te proporcionará la iluminación funcional perfecta para comer fuera, jugar o incluso leer.

“Mi paisajista hace referencia a una tendencia que busca imponer a la que llama “patio boutique”. Que hable él de eso.”

Recordá que hoy por hoy, para lograr atmósferas íntimas en estos lugares, podés utilizar lámparas de led que provocan esas conversaciones tipo susurro que ya estoy saliendo a comprar. Este elemento en exteriores imita la titilación de una vela real, pero no se apaga ni tiene llama. Genera un ambiente perfecto. 

Cómo iluminar el camino
       Si tenés un jardín, tenés un camino. Aún cuando tu camino tenga laja, tejuela, granza, el material que sea, un camino oscuro esgrime consecuencias dramáticas: caídas, golpes, charcos.
       Un camino bien iluminado te facilita moverte alrededor de la casa por la noche y te ofrece la luz necesaria para orientarte y regresar entero a tu hogar. Las mejores luminarias si fuera tu caso, los encontrás en los postes o las farolas que son una forma excelente y elegante de iluminar los caminos que cuentan con cierto espacio a los lados. 
       Nada más tenés que calcular que el espacio entre poste y poste y que sea el mismo a lo largo del borde del camino para que te proporcionen la luz descendente que necesitas para iluminarlo. ¿Captás? Es fácil. Si el camino es corto y reducido, los focos empotrados son una excelente opción.  Igual que con las farolas, colocalos del mismo modo: que el espacio entre ellos sea el mismo para que te proporcionen la iluminación perfecta hacia arriba que te ayudará a orientarte fácilmente. 
       Bueno, ya basta: hoy escribí muchísimo.