Un soplo caribeño en tu local

Hay plantas que tienen una fisonomía singular que responde al fomento del aire libre.

– Dracaena masangeana – 

      Son muchas. Podemos elegir entre múltiples opciones. Siempre dependerá de tu gusto, pero decorar tu local de ventas con plantas, está comprobado que excita a los potenciales clientes y les suscita el acceso porque entienden que los vendedores se mueven en un ambiente alegre.
      Están los que piensan que una planta ocupa el lugar de algún producto que debe exhibirse, precisamente, en ese lugar. Sin embargo, la relación costo-beneficio siempre inclina la balanza hacia el sentimiento de aproximación.
      Una sola planta cae en la definición impugnable de poca cosa. Si vas a emprender una decoración verde, asumí que debés encararla con determinación y convencerte que lo que estás haciendo resulta tan atractivo que tus clientes no sólo lo agradecerán sino que, también, lo disfrutarán junto con vos.

– Fila de plantas de interior – 

      Si vas a probar, tenés que planear lo ideal. Las plantas que normalmente nos imaginamos oriundas de lugares cálidos suelen provocar mucha empatía, porque recurren a la reminiscencia de las vacaciones y en aquél que no lo experimenta, le resume las ganas.
      En éste caso, te vas a encontrar con muchas variedades de palmeras (pseudo palmeras en su mayoría) que pegan directamente en el ánimo del cliente. La combinación de estas con otras compatibles, es una tarea que te demandará alguna investigación. Pero si recurrís a un vivero que tenga un vendedor con conocimientos de decoración de interiores (los hay y muchos y muy buenos), la cuestión la podés resolver en media hora.
      Como esta nota continuará, quiero contarte ahora una anécdota que expone sin discusión la predisposición de la gente a autoconvocarse cuando un local está bellamente decorado como si contara con un jardín interno.

“Las plantas que normalmente nos imaginamos oriundas de lugares cálidos suelen provocar mucha empatía, porque recurren a la reminiscencia de las vacaciones y en aquél que no lo experimenta, le resume las ganas.”

      Una empresa de transportes muy grande, visitó nuestro vivero con el convencimiento de incorporar plantas a su local de despachos. Habían hecho una fuerte inversión en la remodelación de sus instalaciones y el arquitecto operante recomendó que le dieran máxima importancia a la decoración de las oficinas.
      La remodelación había implicado los galpones usados como depósito y la construcción de otro, enorme, que se utilizaba como garaje de los camiones y camionetas. Por el lado del frente y anexado, se ubicaban las oficinas siendo estas de Atención al Público, Despachos, Contaduría, Recepción, un hall de espera con cómodos sillones, un par de televisores, muchas revistas, dos baños, una cafetería y una habitación para reuniones.

– Orquídea –

      El número concreto de plantas compradas, ascendió a 160. Había de todo: palmeras, hojas, algunas con flor, muchas con abundancia de colores, macetas, tutores. Por supuesto, nada se resolvió en media hora como dije más arriba pero tampoco estamos hablando de un local de cuatro por cinco.
      Siendo que habían comprado parte según el gusto del arquitecto, desde nuestro lugar ofrecimos alternativas. Una vez cerrada la compra, les ofrecimos nuestro servicio de ubicación y, eventualmente, todas las sugerencias posibles para dinamizar el proyecto.

El número concreto de plantas compradas, ascendió a 160. Había de todo: palmeras, hojas, algunas con flor, muchas con abundancia de colores, macetas, tutores.” 

      Desde luego, aceptaron. Al día siguiente cargamos nuestro camión y allá fuimos. Fue el trabajo de un día entero, extenuante, pero muy gratificador. Estuvimos doce horas trabajando y volvimos al día siguiente unas seis horas más, porque no nos alcanzó el día.
      Hicimos un trabajo impecable. Y esto lo podemos afirmar, porque a nuestros conocimientos, unimos la inmediatez de la aprobación, siendo que los responsables del negocio estaban allí, presentes.