¿Con cuál te vas a quedar?

Es tanta la variedad, que no vas a saber cuál elegir. Tranquila; nosotros te ayudamos.

– Un rotomoldeado –

      ¿Para qué reflotamos La Página del Vivero? ¡Para que elimines todas tus dudas y sepas elegir lo que te conviene! En cuestión de macetas, la variedad es enorme y hasta en tu misma casa, podés conseguir recipientes que te sirven.
      Claro, esto es complejo, porque si los encontrás en el fondo del lote, será indispensable armar una tendencia, un estilo. ¡Hasta podrías inaugurar una corriente de arte y tener seguidoras! Pero, aún falta para conseguir adhesiones. Vamos viendo qué tiene el mercado.
       Si vas a un vivero, te vas a encontrar con macetas rotomoldeadas. Claro que te van a explicar qué son, pero si lo leés primero acá, vas a observar la cara de susto del vendedor y él sabrá que de ninguna manera te podrá engañar. No te preocupes: no es la intención de ningún vendedor engañarte. Pero si te adelantás a la explicación, el hombre estará sabiendo que está ante una clienta que no ignora los avances.

“¡Hasta podrías inaugurar una corriente de arte y tener seguidoras!”

      El rotomoldeo es un proceso en el que debe introducirse un polímero en estado líquido (un polímero es el caucho, por ejemplo), en el interior de un molde que gira entre dos ejes a una velocidad relativamente alta. El polímero se va pegando en las paredes internas del molde de tal manera que cuando el proceso termina, se conforma una pieza hueca.

– Ya se te había ocurrido –

      Es de esa manera que resulta una maceta, un balde, un tanque. Para nuestro caso, es maceta.
      De la forma que sea, estamos hablando de macetas de plástico, como la llama mi vecina y en ese concepto entran todas las que sean de ese material. ¿Por qué nos detuvimos en el rotomoldeado? Porque son relativamente nuevas y su terminación es digna de admirar. No te vamos a mencionar aquí los colores porque te vas a encontrar con decenas.
      Lo que tenés que saber de ellas es lo más importante. Si bien te vas a encontrar con modelos y colores que te harán dudar sobre la elección, es fundamental que sepas que las plantas no respiran en una maceta de plástico. En realidad, no es exactamente así: es la forma que hablamos lo que te pone en alerta.

-Esto podrías encontrar en tu casa –

      Las raíces necesitan oxígeno para respirar, pero éste elemento lo encuentran en el suelo. Las macetas de plástico no tienen la particularidad que destaca en las macetas de barro: estas son porosas, por lo tanto, el agua de riego sale al exterior a través de las paredes para volatilizarse después. No hay posibilidad de anegamiento, entonces la raíz “respira”.

“Las raíces necesitan oxígeno para respirar, pero éste elemento lo encuentran en el suelo.”

      Por lo tanto hay que tener en cuenta que el exceso de agua, puede dañar la raíz. La otra recomendación, es que debajo de la maceta ubiques un plato lo suficientemente adaptable al fondo, que te quede bonito y haga juego. Todo el exceso de agua en que puedas incurrir va a dar al plato; pero, ¡cuidado! El agua del plato no tiene que estar en contacto con la maceta porque se vuelve a regar por capilaridad y el suelo de la planta estará en permanente agonía.

     Alejá el plato colocando corchos o taquitos de madera y así vas a alejar a la maceta del agua residual.