¿Te vas a construir un quincho? ¡Felicitaciones!

Una construcción indispensable.

– Bien moderno –

      ¿Sabías que podés hacer un quincho hasta en un rinconcito del jardín? Y que hasta podés hacerlo… ¿en el balcón? La disponibilidad del espacio es relativa si aplicás la creatividad. Empezás a tirar ideas y no parás si tenés la suerte de compartir el juego con algún otro interesado, que por lo general pertenece al elenco del hogar. Lo importante es que se comunique en el mismo idioma. Esto es: que comulgue en el proyecto más allá del gasto que implique. Lo mejor es pensar por la máxima e ir reduciendo conforme a las posibilidades económicas pero reemplazando con calidad todo lo que se descarte.

“¿Sabías que podés hacer un quincho hasta en un rinconcito del jardín? Y que hasta podés hacerlo… ¿en el balcón?”

– Esto puede ser un quincho –

      Un quincho tiene la particularidad de convertirse en otra habitación tan solo, si se trata de un lugar reducido. Puede utilizarse como comedor en el verano, para disfrutar de comidas rápidas y frescas. Puede ser también un lugar de solaz, nada más que para disfrutar de la Naturaleza si está ubicado en un jardín o parque. Observar a los pájaros, escuchar sus cantos, capturar fotos, leer o simplemente, usarlo como espacio de reflexión. Desde el vivero hemos construido quinchos que nada más sirvieron de cocina, donde el objetivo fue lucirse como chef para los amigos en aquellos casos en donde el dueño llamaba constantemente a disfrutar de sus platos y necesitaban despegarse de la cocina tradicional como habitación para mantenerla limpia y en desuso cuando la convocatoria es numerosa.
     Se lo usa también para reuniones, donde prima la bebida y los snacks y hace mucho más amable la charla. En Argentina, el quincho se inscribe en una tradición que arrastra la historia porque suele ser el sitio ideal para la distensión en medio de largas conversaciones, mates, asados y vinos.

“Observar a los pájaros, escuchar sus cantos, capturar fotos, leer o simplemente, usarlo como espacio de reflexión.”

      Si pensamos en mini quinchos, no estaría nada mal designarlos como quinchos boutique si aplicamos lo que decía al principio cuando hablaba de creatividad. Tenemos tiempo de hablar de esto, así que iremos tocando los distintos temas que componen la sección a medida que avancemos.

– Mucha rusticidad, pero pintoresco –

      Cuando lo termines, tu cabeza navegará por todos los lugares que veas y no podrás retirarla de cualquier cosa que registres porque todo lo asociarás con ideas que contribuirán a la decoración y el diseño.
      Los quinchos que se construyen en el balcón deben aprovechar el espacio reducido y sacarle jugo a ese desafío. Tenés que mirar bien la direccionalidad del balcón para facilitar que la luz del sol se siga colando e ilumine el interior del departamento. Resuelto esto, nunca olvides que todo quincho se delata como tal si contiene la rusticidad que lo caracteriza.
     Otro dato invaluable que no podés esquivar: la parrilla y los amplios ventanales. En el caso de las parrillas, hoy podés elegir entre muchas opciones. En cuanto al ventanal no olvides que la amplitud es la que te conecta con la Naturaleza.

“Se lo usa también para reuniones, donde prima la bebida y los snacks y hace mucho más amable la charla.”