¿Para qué tener un riego automático?

Te negás al principio, pero cuando lo veas funcionar, vas a sentir sensaciones difíciles de describir.

     La respuesta a esa pregunta implica, desde ya, la necesidad de contar con un riego de esas características si acordamos que colabora con la administración eficiente de los recursos públicos, entre los que se encuentra, por supuesto, el agua. 
      Instalar un riego automático eficiente, ya sea en parques, jardines, espacios para el deporte, involucra al uso eficaz del agua y ahorro de la misma para posibilitar el desarrollo de las especies vegetales sin el desperdicio en el que habitualmente cae aquél que riega, por ejemplo, con una manguera y un pico dosificador. No debemos obviar el recorte de gastos asociados medidos en dinero, como tampoco el que se desprende del abusivo empleo del elemento al desconocer las cantidades de líquido que se gasta, a veces de manera vil.
    Vamos a introducirnos en los sistemas disponibles antes de hablar de otras características fundamentales, que todo usuario debe conocer para concientizarse.

“Instalar un riego automático eficiente, ya sea en parques, jardines, espacios para el deporte, involucra al uso eficaz del agua y ahorro de la misma para posibilitar el desarrollo de las especies vegetales sin desperdicio…”

RIEGO POR ASPERSIÓN:
      Éste riego imita a la lluvia y podemos decir que en la congruencia planteada, no hay otra cosa más semejante. El sistema cubre la superficie diseñada sin mojar los sitios estáticos que no necesitan del agua para sobrevivir (veredas, paredes). Si se realiza con profesionalidad, se logra sin esfuerzo el objetivo planteado por la necesidad del ahorro que mencionábamos.
    El agua se distribuye en gotas y hasta microgotas que salen de los orificios de las boquillas, conocidas como aspersores, gracias a la fuerza que le imprime una bomba que presiona sobre el caudal. Se conoce éste sistema como riego presurizado.
     Las toberas reciben además, otros nombres que los resignifican como rotores, cuando giran por la misma presión. Tienen la particularidad de permanecer “escondidos” cuando no se utilizan y se elevan sobre el nivel del suelo cuando reciben el agua forzada. 

RIEGO POR GOTEO:
     El riego por goteo difiere totalmente del anterior. Desde luego es mucho más eficiente. No siempre es conveniente en todos los casos. Se lo aplica con mayor tendencia en cultivos agrícolas y también viveros. Se ha demostrado su eficacia en balcones y terrazas, en donde se lo considera muy conveniente cuando en esos lugares la vegetación es abundante porque además de agua, ahorra mucho tiempo y es además, mucho más higiénico que otro mecanismo.
      El sistema aplica el agua de manera localizada, gota por gota en el envase que contiene a la planta, evitando el derrame y cumpliendo con las necesidades que manifieste el individuo.

“El sistema cubre la superficie diseñada sin mojar los sitios estáticos que no necesitan del agua para sobrevivir (veredas, paredes).”

    La tecnología de la que disponemos en la actualidad, permite manejar cualquier riego a la distancia. Ya hay disponibles aplicaciones para el celular o la tablet, que no solamente pone en marcha un sistema, sino que el sistema se arregla solo una vez que incorporó los datos de máximos de su propio entorno.
       Las redes pueden hoy funcionar a batería o, mejor aún, a panel solar. Estas redes, cuando forman sistemas paralelos se las denomina Nodos. Cada nodo envía información de las condiciones meteorológicas y del cultivo a un concentrador que suele estar ubicado en el medio geográfico del sistema y conectado a Internet.
    Con esa información, el algoritmo del programa aplica automáticamente la dosis de agua y agroquímicos que el sector requiere. Su beneficio más inmediato es el bajo consumo y hasta el consumo Cero, por la utilización de la energía solar durante meses.
      Los sensores captan la temperatura, humedad, pH y precipitaciones. Hasta el nivel de agua del tanque proveedor si es que se utilizara. Los nodos pueden estar separados por distancias superiores al kilómetro y medio y transmitir sin detenerse, la información al concentrador conectado a Internet.